Templates by BIGtheme NET

Lo que no cuenta Unicaja

Verdadomentira

Hace varias semanas decenas de clientes hipotecarios de Unicaja presentaron reclamaciones extrajudiciales contra el Método 365/360 de cálculo de intereses. Como ya sabemos, este fraude consiste en modificar la duración del año sólo en el denominador de la fórmula matemática, afecta a todos los clientes hipotecarios de Unicaja y provoca un perjuicio individual de unos 2.000 euros.

Vamos ahora a examinar el contenido de la respuesta que ha dado Unicaja: sí, la respuesta, en singular, porque Unicaja dice lo mismo a todos. Obviamente, el fraude se ha cometido de forma generalizada (contratación en masa), pero esta respuesta-formulario echa por tierra su propia argumentación, ya que Unicaja defiende que el Método 365/360 ha sido negociado.

Llama la atención que Unicaja haga referencia expresa en su respuesta al “criterio año natural/año comercial para el cálculo de intereses”. La expresión refleja la disparidad de criterio en la fórmula de cálculo, algo que no hace en ningún documento contractual (ni siquiera en la escritura del préstamo). Dice Unicaja que ese criterio está debidamente contemplado y explicitado en las condiciones contractuales. No cuentan, sin embargo, que estas condiciones son extremadamente confusas y contradictorias: dicen que el tiempo se expresará “en días naturales” (un año natural tiene 365 días) y que “para el cómputo de intereses se tomará el año trescientos sesenta y cinco (365) días”, de manera que, si puede entenderse algo, más bien cabría deducir que el método incorporado es el 365/365 (método no abusivo).

El siguiente “argumento” que da Unicaja es la Jurisprudencia. Según Unicaja, un Auto de un Juzgado dice que el Método 365/360 es abusivo, y una sentencia de la Audiencia Provincial que no, ocultando que hay numerosas sentencias de Audiencias Provinciales que declaran abusivo el Método 365/360. Por citar sólo algunas: la Sentencia de 9 de abril de 2015 de la Audiencia Provincial de Madrid, la Sentencia de 3 de junio de 2004 de la Audiencia Provincial de Castellón, la Sentencia de 30 de abril de 2014 de la Audiencia Provincial de Jaén, la Sentencia de 30 de diciembre de 2000 de la Audiencia Provincial de León o la Sentencia de 10 de febrero de 2014 de la Audiencia Provincial de Pontevedra.

Y para terminar, Unicaja se escuda en el Banco de España omitiendo sus verdaderas conclusiones. Por ejemplo, en la Memoria del Servicio de Reclamaciones del Banco de España (2012), el Banco de España dice lo siguiente: “El Servicio ha venido advirtiendo, no obstante, que puede ocurrir que determinadas conductas que han llegado a constituir auténticos usos bancarios sean cuestionadas en el presente, pues el desarrollo de los sistemas que venían a justificar dichos usos carecen en la actualidad de razón técnica, y más en el presente caso, en el que el cambio de base no parece obedecer a criterios de facilitar los cálculos. Ahora bien, estas circunstancias solo podrían ser debatidas por el órgano judicial competente, como instancia adecuada para establecer la validez y el alcance de las cláusulas de los contratos”. Ya se sabe que las medias verdades son las peores mentiras.

Pese a la pobreza de su argumentario, la entidad se niega a rectificar y obliga a sus clientes a acudir a la Justicia. La contestación de Unicaja evoca a un niño que no asume las consecuencias de sus travesuras y busca imposibles coartadas. El problema es que Unicaja no es un niño, sino una entidad financiera que se enriquece injustamente a costa de muchas familias, familias con niños, a las que incluso echa de sus casas. Pero el tiempo de la resignación se ha terminado. Nunca mejor dicho, el Método 365/360 tiene los días contados.

Puedes leer la respuesta-formulario de Unicaja aquí:

RespuestaFormulario1de2

RespuestaFormulario2de2

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*