Templates by BIGtheme NET

Los 5 grandes fraudes del Banco Santander

Fraudes

Miguel Á. Andrés || demandamos.es (19/8/2015)

Los medios de comunicación suelen trasladar una imagen muy positiva del Banco Santander, presentándolo como una rigurosa entidad alejada de las malas prácticas propias de las antiguas cajas de ahorro. Pero la realidad dista mucho de esa visión.

Desde demandamos.es nos hemos propuesto elaborar el ranking de los grandes fraudes del Banco Santander. No ha sido una elección fácil: fuera del TOP 5 han quedado otros fraudes relevantes. Este ha sido el resultado final.

  1. Hipotecas UCI

Lo habrás oído mil veces: “La crisis financiera internacional fue originada por las hipotecas subprime en Estados Unidos…”. En España tenemos nuestras propias hipotecas basura, a la altura de las más pestilentes, y de las que no se habla tanto: son las hipotecas de UCI (Unión de Créditos Inmobiliarios), filial del Banco Santander. Allí donde no se superaban los análisis de riesgos llegaba un entramado que no tenía escrúpulos. Las modalidades del fraude son múltiples. Para muestra de cómo pueden ponerse las matemáticas financieras al servicio de la usura, un botón: la entidad cobra deliberadamente cuotas mensuales que no cubren la totalidad de los intereses devengados, por lo que el capital se incrementa y genera a su vez más intereses. La deuda resultante será infinita, exponencial, inasumible. Sorprendentemente, o no tanto, la Audiencia Nacional se ha negado a investigar un entramado fraudulento que afecta a medio millón de personas. Así que no queda otra que acudir a la vía civil.

  1. Hipotecas Tranquilidad

Nuevamente el Banco Santander se sirve de marcas y filiales para vulnerar los derechos de los consumidores. Las Hipotecas Tranquilidad de Banesto llevaban implícito un mensaje publicitario engañoso, pues con tranquilidad la entidad no se refería a las ganancias del banco, sino a que las cuotas eran estables. La apariencia de estabilidad se lograba con una exposición confusa del sistema de amortización y del tipo de interés aplicable, que son dos elementos bien distintos. En suma, el banco incluyó un sistema de amortización de cuota creciente combinado con un tipo de interés fijo durante unos diez años, que luego pasaría a ser variable. Lo que nunca explicó el banco es el verdadero alcance del sistema de amortización progresivo (con una razón del 2 o del 2,5%), que implica pagar muchos más intereses que con el sistema habitual (francés). Y lo peor: es ahora cuando los clientes están empezando a descubrir que el sistema de amortización creciente se mantendría en el período de tipo de interés variable. La batalla judicial no ha hecho más que comenzar.

  1. Préstamos renta universidad

El Banco Santander ocupa portadas con sus “inversiones” en la universidad. He aquí un fraude cum laude con la inestimable colaboración gubernamental. En 2007 se crea un sistema de préstamos-renta para financiar las matrículas de posgrado, un instrumento que suele presentarse como alternativa a las tradicionales becas. Nada más lejos de la realidad. Si bien las condiciones de los préstamos de 2007 podrían tildarse de razonables (devolución del préstamo condicionada a superar una renta de 22.000 euros y sin intereses), las ventajas desaparecieron en sucesivas convocatorias. Qué mejor que la red comercial de un todopoderoso banco para colocar préstamos envenenados sin la debida información. Hoy estos jóvenes titulados forman parte de la generación más formada de nuestra historia, pero también candidata a más precaria. Casi no han empezado a trabajar y ya están endeudados. Afortunadamente se están organizando, el primer paso para lograr una solución justa. Derecho y razón no les faltan.

  1. Valores Santander

Los Valores Santander son instrumentos financieros de elevado riesgo que el Banco Santander comercializó en 2007. La entidad necesitaba dinero para financiar la adquisición de un banco holandés. Y ya se sabe lo que sucede cuando un banco quiere dinero. La entidad creó de la nada unos bonos convertibles en cinco años que colocó a pequeños ahorradores de toda la vida o a inversores que no sabían el verdadero alcance de lo que estaban contratando. Obviamente, los clientes de la entidad sufrieron cuantiosas pérdidas cuando las obligaciones se convirtieron en acciones del Banco. Debido al incumplimiento generalizado de sus obligaciones informativas, las numerosas demandas presentadas en los Juzgados están teniendo, con carácter general, un notable éxito. Y es que los Valores Santander bien podrían conocerse como “las preferentes del Santander”.

  1. Banif Inmobiliario

Lo primero que llama la atención del caso Banif Inmobiliario es que logró eludir con prontitud el foco de los medios de comunicación. Las cifras del fraude son mareantes: 45.000 personas y 2.500 millones de euros. Banif Inmobiliario era un fondo de inversión que especulaba con viviendas. Y de aquellos polvos… Tras el estallido de la burbuja, una polémica tasación extraordinaria motivó que los inversores quisieran rescatar su dinero, ocasionando la iliquidez del fondo. Ni los inversores recuperaron todo su dinero, ni la Justicia estimó sus pretensiones. Un dato: el banquero entonces responsable de Banif, Alfredo Sáenz, fue indultado por el Gobierno en 2011. El delito por el que había sido condenado nada tenía que ver con el fondo Banif Inmobiliario, sino con una denuncia falsa por otro turbio asunto.

3 comentarios

  1. En definitiva es lo mismo que ocurrió primero en Mexico y despues en Venezuela. Que la Banca cobraba intereses sobre intereses, aumentando el capital y por ende los intereses, lo que se convertia en una espiral inpagable. En terminos normales se llama “USURA”.

  2. Me parece estupendo y muy entendible. Felicito a la persona que haya escrito este articulo, me ha hecho aprender. Gracias!!!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*